Nuevo Real Decreto sobre la limitación de las emisiones de agentes contaminantes

El 23 de diciembre de 2017 se publicó el Real Decreto 1042/2017, de 22 de diciembre, sobre la limitación de las emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de las instalaciones de combustión medianas y por el que se actualiza el anexo IV de la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera en el Boletín Oficial del Estado.

El Real Decreto 1042/2017, de 22 de diciembre, sobre la limitación de las emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de las instalaciones de combustión medianas y por el que se actualiza el anexo IV de la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera incorpora a nuestro ordenamiento jurídico la Directiva (UE) 2015/2193 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de noviembre de 2015, sobre la limitación de las emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de las instalaciones de combustión mediana.

Este Real Decreto se estructura en 12 artículos:

  • Artículo 1. Objeto.
  • Artículo 2. Ámbito de aplicación.
  • Artículo 3. Definiciones.
  • Artículo 4. Normas de adición.
  • Artículo 5. Autorizaciones, comunicaciones y registro.
  • Artículo 6. Valores límite de emisión de las instalaciones medianas de combustión.
  • Artículo 7. Obligaciones de los titulares de las instalaciones de combustión medianas.
  • Artículo 8. Cumplimiento y acreditación de los valores límite de emisión.
  • Artículo 9. Inspección.
  • Artículo 10. Eficiencia energética.
  • Artículo 11. Requisitos de información y presentación de informes.
  • Artículo 12. Régimen sancionador.

Este Real Decreto introduce las siguientes novedades:

  • Se establecen, por primera vez, los valores límites de emisión dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx), monóxido de carbono (CO) y partículas procedentes de las instalaciones de combustión medianas, estas son, los establecimientos con una potencia térmica nominal igual o superior a 1 MW e inferior a 50 MW.
  • Se completa el vacío existente en el control de la contaminación de las instalaciones de combustión con potencia térmica nominal igual o superior a 50 MW, ya que esta norma será de aplicación a las instalaciones de combustión medianas cualquiera que sea el tipo de combustible que utilicen, así como la combinación de nuevas instalaciones de combustión medianas cuya potencia térmica total sea igual o superior a 50 MW térmicos y no entre en el ámbito de aplicación de la Ley de prevención y control integrados de la contaminación.
  • Se impone el registro de las instalaciones: Ninguna instalación de más de 5 MW de potencia puede estar en funcionamiento sin estar autorizada y registrada antes del 1 de enero de 2024 y las instalaciones de menos de 5 MW de potencia deberán estar, en todo caso, registradas antes del 1 de enero de 2029.
  • Se actualiza la parte del catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera, que afecta a las instalaciones de combustión medianas. De este modo:
    • Se modifican algunas de las actividades pertenecientes a los subgrupos de actividad de la generación de electricidad para red pública –0101–, generación de calor para distritos urbanos –0102–, refino de petróleo –0103–, transformación de combustibles sólidos –0104–, minería del carbón –0105–, combustión en los sectores comercial e institucional –0201–, residencial –0202– y agrario –0203–, y combustión en los sectores industriales -0301-.
    • Se equiparan los rangos de potencia con los de la directiva y algunas de las actividades modificadas pasan a pertenecer al grupo «C», todo ello con el objeto de que se les puedan aplicar los requisitos establecidos en este real decreto en cuanto a régimen de intervención administrativa, plazos y controles de seguimiento de las emisiones, entre otros.

Finalmente, es importante destacar que los valores límite para las emisiones de dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas (polvo) entrarán en vigor a partir del 20 de diciembre de 2018 para las instalaciones de combustión medianas nuevas, a partir del 1 de enero de 2025 para las instalaciones existentes de más de 5 MW, y a partir del 1 de enero de 2030 para las existentes de menos de 5 MW.

Sources:

Boletín Oficial del Estado, núm. 311, de 23 de diciembre de 2017