Planes de igualdad: Desarrollada la reglamentación de los planes de igualdad y las obligaciones de registro

El Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre, desarrolla la reglamentación de los planes de igualdad en cuanto al procedimiento de negociación, contenido y registro. Las empresas de cincuenta o más trabajadores están obligadas a la elaboración de un plan de igualdad que, a partir de ahora, reúna las características del Real Decreto. El Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre, por el que se regulan los planes de igualdad y su registro y se modifica el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y acuerdos colectivos de trabajo se publicó en el Boletín Oficial del Estado núm. 272, el miércoles 14 de octubre de 2020.

La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres estableció en su artículo 45 la obligación de elaborar y aplicar planes de igualdad en empresas que dispongan de cincuenta o más trabajadores. El Real Decreto 901/2020 viene a desarrollar reglamentariamente lo establecido en la Ley Orgánica 3/2007 en lo relativo al diagnóstico, contenido, materias, auditorías salariares, sistemas de seguimiento y evaluación de los planes de igualdad, así como el Registro de Planes de Igualdad.

Para el cálculo del número de personas que dan lugar a la obligación establecida en la Ley Orgánica se deberá de tener en cuenta a toda la plantilla, independientemente de los centros de trabajo y cualquiera que sea la contratación laboral, incluyendo a los trabajadores temporales y trabajadores a tiempo parcial.

En cuanto al contenido de los planes de igualdad, a partir de la entrada en vigor del Real Decreto 901/2020, el contenido será el establecido en el capítulo III. Como novedad, para la ejecución del diagnóstico de situación previo a la elaboración del plan se incluirá la realización de una auditoría salarial entre mujeres y hombres conforme a lo dispuesto en el recién publicado Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres.

En cuanto a la vigencia, los planes de igualdad tendrán una vigencia no superior a cuatro años, durante los cuales deberá de realizarse periódicamente el seguimiento, evaluación y revisión del plan.

Por otro lado, y dada la obligación de la realización de una negociación o consulta con la representación legal de los trabajadores para la elaboración y aplicación de los planes de igualdad, se establecen disposiciones que regulan y confieren de mayor seguridad jurídica a los procedimientos de negociación en el capítulo II. Se deberá de constituir una comisión negociadora tanto para el diagnostico previo como para la elaboración y aprobación de los planes de igualdad. También deberán de respetarse los plazos para el inicio de la negociación, siendo necesario el que las empresas dispongan del plan de igualdad negociado y aprobado y presentada la solicitud de registro en el plazo máximo de un año a contar desde el día siguiente a la fecha en la que finalice el plazo previsto para iniciar el procedimiento de negociación.

Los planes de igualdad negociados y aprobados deberán de ser inscritos obligatoriamente según lo dispuesto en el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y acuerdos colectivos de trabajo.

El Real Decreto 902/2020 entrará en vigor el 14 de enero de 2021, tres meses desde su publicación. Los planes de igualdad vigentes a la entrada en vigor del Real Decreto 902/2020 deberán de adaptarse en el plazo previsto para su revisión y, en todo caso, en un plazo máximo de doce meses.