Armonización entre la regulación de la actividad industrial española y europea

Mejora en determinados textos reglamentarios relativos a la seguridad industrial (Instalaciones petrolíferas, combustibles gaseosos, alta y baja tensión, homologación de productos y equipos elevadores).

 

El 20 de junio de 2020 se publicó en el BOE el Real Decreto 542/2020, de 26 de mayo, por el que se modifican y derogan diferentes disposiciones en materia de calidad y seguridad industrial, siendo un Real Decreto concebido como un mecanismo de armonización entre la regulación de la actividad industrial española y europea que entró en vigor el día 1 de julio de 2020.

Así, los efectos que tiene en nuestro ordenamiento jurídico la nueva normativa europea hacen necesario tanto derogar como modificar diversas disposiciones reglamentarias, con la intención de simplificar el marco normativo vigente y dotarlo de más claridad.

En primer lugar, se modifica el Reglamento de Instalaciones Petrolíferas aprobado por el Real Decreto 2085/1994, de 20 de octubre, con el objetivo de eliminar la obligación de la inscripción en el Registro Integrado Industrial de las instalaciones reguladas por dicha reglamentación. También dentro del ámbito de instalaciones petrolíferas y con el objetivo de mejorar la redacción y adaptarla, en lo relativo a la inscripción de instalaciones, a lo establecido en el Reglamento del Registro Integrado Industrial, se ven modificados el Real Decreto 1427/1997, de 15 de septiembre y el Real Decreto 706/2017, de 7 de julio, que regulan respectivamente las instalaciones petrolíferas para uso propio y las instalaciones para suministro de vehículos.

Asimismo, queda modificado el Real Decreto 2200/1995, de 28 de diciembre, por el que se aprueba la infraestructura para la calidad y la seguridad industrial, en relación con aquellos productos para los que el mercado no provee de verificadores de la conformidad y, en su defecto, la reglamentación prevé la homologación. En lo relativo a la homologación administrativa, se hace necesario adaptar el texto reglamentario al reparto competencial entre las diferentes comunidades autónomas.

En cuanto a la normativa relativa a alta y baja tensión, se modifican el Real Decreto 842/2002, de 2 de agosto, por el que se aprueba el reglamento electrotécnico de baja tensión y el Real Decreto 223/2008, de 15 de febrero, por el que se aprueban el reglamento sobre condiciones técnicas y garantías de seguridad en líneas eléctricas de alta tensión y sus instrucciones técnicas complementarias ITC-LAT 01 a 09, con objeto de armonizar y perfeccionar los controles sobre la aprobación de normas particulares y proyectos tipo con lo exigido en el Real Decreto 337/204, de 9 de mayo.

Adicionalmente, resulta necesario modificar el Real Decreto 916/2006, de 28 de julio, por el que se aprueba el reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos y sus instrucciones técnicas complementarias ICG 01 a 11. Dicha necesidad resulta de la irrupción en el mercado de nuevos combustibles gaseosos para la automoción, así como de nuevas formas de suministro a vehículos. Se aprovecha para puntualizar determinados aspectos relativos a la seguridad e inspecciones de las instalaciones receptoras de combustibles gaseosos, se aclaran algunas definiciones relacionadas con los depósitos de GLP y se redefinen los supuestos en los que se puede llamar inspección o revisión periódica a un control periódico, logrando así dotar de más coherencia al ordenamiento jurídico relativo a la seguridad industrial.

Junto a las modificaciones anteriores, se encuentra también el caso concreto del Real Decreto 837/2003, de 7 de junio, en el que, por una parte, se elimina el requisito de antigüedad de seis años en las grúas autopropulsadas de las que deben disponer las entidades habilitadas para impartir cursos para la obtención del carné de operador y, por otra, la obligación de las comunidades autónomas de inscribir las grúas móviles autopropulsadas en el Registro Integrado Industrial, pues se considera un producto y no un establecimiento.

Finalmente, y a modo de conclusión, la entrada en vigor (1 de julio de 2020) del presente Real Decreto logra una mejor armonización a través de la actualización de la normativa estatal, especialmente en materia de seguridad industrial. Así las cosas, esto supone una mejora en determinados textos reglamentarios relativos a instalaciones petrolíferas, combustibles gaseosos, alta y baja tensión, homologación de productos y equipos elevadores, entre otros.

Para más información, puede contactar con nuestro equipo legal y plantear sus consultas.

Legal Expert ES Red-on-line

 

Nil Perich

EHS Legal Consultant en Red-on-line